Close
maltrato adulto mayor

Factores de riesgo asociados al maltrato intrafamiliar al adulto mayor

 

Por Nelly Cecibel López Vera, Ileana Marí­a Álvarez Molina y Evelin Esperanza Torres Ronquillo

El presente es un fragmento del artículo Factores de riesgo asociados al maltrato intrafamiliar al adulto mayor en el sector Durán que se publicará próximamente en nuestra revista académica, Revista Publicando, en su número 25, volumen 7.

La OMS ha señalado que la población mundial está envejeciendo a pasos acelerados. En los países latinoamericanos los adultos mayores fueron considerados como personas que cumplieron un ciclo productivo y que no tienen nada que ofrecer al campo laboral y familiar, descartando el bagaje de experiencia con la que cuentan. La presente investigación tuvo como objetivo determinar los factores de riesgos asociados al maltrato intrafamiliar al adulto mayor en el Cantón Durán. El estudio se realizó bajo un enfoque cuantitativo, descriptivo de corte transversal. Se trabajó con una muestra intencional de 100 adultos mayores, comprendidos entre edades de 65 a 85 años a más. Los instrumentos utilizados fueron: Ficha para identificar datos sociodemográficos, Inventario de autoestima Coopersmith, Escala II de soledad social, Cuestionario de afrontamiento al estrés y Encuesta. Se obtuvo como resultado que los adultos mayores presentaron un nivel medio de soledad y tristeza, se sienten solos, perciben indiferencia, y poca demostración de afecto por parte de sus familiares, además se evidenció una depresión ligera y la estrategia de afrontamiento al estrés más utilizada fue la religión.

Los factores de riesgo asociados al maltrato, que se evidenciaron fueron de tipo relacional, debido a que los adultos mayores experimentaron tratos inadecuados en la interacción familiar. Por ello, es necesario que se implementen procesos adecuados de atención integral a las necesidades de los adultos mayores, con la participación de todos los sectores, y sensibilización a la sociedad para disminuir las cifras de violencia registrado en este grupo vulnerable.

 

Introducción

Se conoce que, en la actualidad, varias naciones han implementado progresos científicos considerables para mejorar la calidad de vida de la población, como consecuencia, han tenido un incremento significativo de ciudadanos longevos (Rodríguez et al. 2018). Al respecto, los trabajos de optimización del estado de salud física y mental, así como la calidad del componente nutricional y los esfuerzos médicos para limitar o eliminar la presencia de enfermedades catastróficas se encuentran sobre la base del proceso. En la misma línea, la implementación de tareas que produzcan bienestar, plenitud, cuidados y asistencia de los miembros del núcleo familiar. Por ende, la familia desempeña una función importante para garantizar el bienestar de sus miembros. En este sentido, el cuidado servirá de manera eficiente y práctica en la promoción hacia una excelente calidad de vida para el sector social de adultos mayores. Al respecto se sugiere la viabilidad y necesidad de educar a familiares y cuidadores para poder atender a adultos mayores con algún grado de dependencia con la finalidad de reducir el impacto en la familia (Marante et al., 2014).

Por estudios recientes, se conoce con bastante exactitud que la población de adultos mayores evidencia progresiva disminución de las potencialidades funcionales y cognitivas, siendo un proceso natural, de por sí, que aumenta el estado de dependencia hacia los familiares, por ciertos factores influyentes ocurren hechos de violencia intrafamiliar. Estas situaciones de agresiones son evidenciadas en un cuidado deficiente o indiferente hacia el cumplimiento de las necesidades básicas, emocionales-afectivas, y económicas (OPS, 2016).

De acuerdo a los indicadores de violencia que se producen en los hogares donde viven adultos mayores, la tasa es alarmante, por cuanto registra un aumento que involucra lesiones de carácter físico y consecuencias psicológicas prolongadas.

El organismo de la Organización Mundial de la Salud ha propuesto una definición de violencia intrafamiliar en la que hace referencia a los deficientes cuidados y tratos que son aplicados a los adultos mayores, como “la acción única o repetida, la falta de respuesta apropiada, que causa daño o angustia a una persona mayor y que ocurre dentro de cualquier relación donde exista expectativa, de que exista confianza” (Organización Mundial de la Salud, 2018). En otras palabras, se constituye en una acción premeditada que puede ser aislada o frecuente, en el cometimiento de una ofensa, una negligencia de descuido, escenas de insultos de distinta gravedad, levantar la voz hasta convertirse en gritos, no tener sentido humanista para dejarlo abandonado, causar perjuicios económicos, entre otros, hacia un adulto mayor, afectando a los procesos socio-afectivos, psicológicos, y físico, siempre y cuando el acto de violencia haya sido cometido por un miembro de su familia (Carmona et al. 2017).

De acuerdo al análisis realizado, se concibe que, en la actualidad, las familias están atravesando por crisis de valores y principios, que explican la incidencia de la problemática, afectando a ciertos grupos vulnerables en el núcleo familiar. Por los hechos relatados, el presente trabajo se planteó como objetivo identificar cuáles son los factores de riesgo que se presentan en los hogares donde viven los adultos mayores, para estimular el aparecimiento y desarrollo de conductas dirigidas a provocar maltratos en estas personas por parte de uno o varios miembros de la familia.

Se ha evidenciado que la violencia que experimenta este grupo generacional no es muy visible, debido a que ocurre dentro del hogar, sin que se pueda percibir que el adulto mayor es víctima de maltrato (Ruiz & Hernández, 2009). En la misma línea se considera que se trata de “(…) un problema social que por miedo no es denunciado”, lo que dificulta que se produzcan las intervenciones pertinentes para detener los eventos de maltrato (Silva et al., 2014, p.1).

En ciertos casos, suelen ocurrir que los adultos mayores no se quejan o denuncian las situaciones que vivencian, por miedo a represalias que atentarían en contra de su vida (Urdiales & Uyaguari, 2017). Sin embargo, este problema social, está influido por factores que desencadenan estas conductas de riesgos hacia este grupo vulnerable, se encuentra enfocada cuando uno de los miembros del grupo familiar, hijos, nietos, hermanos, entre otros, haya sido testigos de violencia, naturalizando este hecho y cometiendo conductas agresivas frente al adulto mayor, también cuando poseen un bajo nivel de instrucción educativa o se hallan influenciados por el consumo de drogas prohibidas (sustancias psicotrópicas).

Es así, que se incrementan los tratos inadecuados que son influenciados por factores de riegos de carácter individual y relacional, que se desarrollan en el entorno familiar y que se evidencian en otras áreas en las que se desenvuelven.

De acuerdo a la OMS (2018), el factor individual dentro del ambiente familiar, es cuando el agresor presenta evidentes problemas mentales y es un consumidor consuetudinario de sustancias que trastorna su conducta hacia la violencia, la misma que, en muchos casos es dirigida hacia el adulto mayor que por su edad y vulnerabilidad es el receptor idóneo para victimizarlo.

Otro factor que es indispensable agregar en el contexto de la violencia hacia el adulto mayor corresponde al sexo de la potencial víctima. En este caso, las estadísticas señalan que quienes están más propensos a recibir violencia de diversa índole son las mujeres. Y esto obedece a las situaciones de que estas personas no presentan resistencia física contra el agresor, o si lo hacen, no es suficiente para contrarrestarlos. Además, se ponen de manifiesto prejuicios culturales que sostienen, de manera equivocada, que las mujeres son inferiores a los hombres; y esto se ahonda cuando son dependientes de quien infringe violencia (García, Guisado, & Torres, 2016). De todas formas, los estudios señalan que pueden ocurrir en ambos sexos, pero con mayor frecuencia en el grupo de las adultas mayores.

Asimismo, el factor relacional, tiene una marcada influencia, debido a que las personas en condición de adultos mayores conviven y comparten el mismo techo habitacional con su cónyuge y sus hijos adultos que deben velar por su cuidado (Montero, Vega, & Hernández, 2017). Pero, cuando en este trato, existe violencia, el agresor suele tomar más ventaja debido a que se perpetúa dentro del hogar, sin opción a que el adulto mayor pueda pedir ayuda. En este sentido, se trata de hechos que ocurren porque las relaciones familiares son disfuncionales, situación que empeora debido a que el adulto mayor se vuelve más dependiente (Rodríguez A., 2018).

Otro de los factores influyentes en esta misma área, se evidencia cuando los cuidadores no dedican tiempo y no implementan los cuidados necesarios hacia el adulto mayor, percibiéndolo como una carga, y muchas veces recurriendo al abandono de las responsabilidades del cuidado (Gómez, Rodríguez, & Krug, 2007).

Así mismo se registra el incremento acelerado de los riesgos de violencia intrafamiliar, cuando el cuidador desiste de proveerle espacios recreativos y los aísla del contacto de otras personas, lo que provoca que los adultos mayores estén expuestos a sufrir crisis con episodios de depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales que afectan al deterioro de las capacidades mentales y de las relaciones socioafectivas con sus pares, amigos o demás familiares (Amézquita Romero, 2014).

Otros factores de riesgo, que afectan al área socioafectiva de los adultos mayores, conciernen al resquebrajamiento de las generaciones que componen cada núcleo familiar, cuando existe el alejamiento entre el adulto y sus nietos o bisnietos, provocados por el abuso de poder del grupo familiar hacia las decisiones que puedan tomar respecto de la población longeva y su interacción con otros integrantes del contexto familiar.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Camargo-Hernández, K. D. C., & Laguado-Jaimes, E. (2017). Grado de deterioro cognitivo de los adultos mayores institucionalizados en dos hogares para ancianos del área metropolitana de Bucaramanga-Santander, Colombia. Universidad y Salud, 19(2), 163-170.
  2. Carmona-Torres, Juan Manuel, Carvalhal-Silva, Rosa María, Viera-Mendes, Maria Helena, Recio-Andrade, Beatriz, Goergen, Thomas, & Rodríguez-Borrego, María Aurora. (2017). Maltrato en el entorno familiar a las personas mayores en las Islas Azores. Revista Latino-Americana de Enfermagem, 25, e2932. Epub September 21, 2017. https://dx.doi.org/10.1590/1518-8345.1871.2932
  3. García Rosique, R. M., Guisado Zamora, K., & Torres Triana, A. (2016). Maltrato intrafamiliar hacia el adulto mayor en el del Policlínico Reynold García de Versalles. Revista Médica Electrónica, 38(6), 826-836.
  4. Gómez, L., Rodríguez, G., & Krug, E. (2007). Prevalencia y factores asociados a violencia familiar en adultos mayores. Rev Esp Geriatr Gerontol., 27-34.
  5. Ricárdez, L. A. G., Abrego, G. R., & Llamas, E. K. (2007). Prevalencia y factores asociados a violencia familiar en adultos mayores de Ocozocoautla (Chiapas, México). Revista española de Geriatría y Gerontología, 42(1), 27-34.
  6. Marante Pozo, E., Casanova Moreno, M. D. L. C., Nuñez López, E., Pozo Amador, L. M., Trasancos Delgado, M., & Ochoa Ortega, M. R. (2014). Educación a familiares sobre el manejo del adulto mayor dependiente. Revista Archivo Médico de Camagüey, 18(3), 284-296.
  7. Montero Solano, G., Vega Chaves, J. C., & Hernández, G. (2017). Abuso y Maltrato en el Adulto Mayor. Medicina Legal de Costa Rica, 34(1), 120-130.
  8. OPS. (2016). Informe sobre la situación mundial de la prevención de la violencia 2014. Washington, DC: Organización Panamericana de la Salud, ISBN 978-92-75-31892-8.
  9. Organización Mundial de la Salud. (2020, 15 de Junio). Maltrato de las personas mayores. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/elder-abuse
  10. Fernández, A. G. R. (2019). Violencia intrafamiliar y colectivos especialmente vulnerables: menores y ancianos. Apuntes desde un enfoque interdisciplinar. Revista Internacional de Doctrina y Jurisprudencia, (19).
  11. Rodríguez Calvo, M. D., Gómez Mendoza, C., Guevara de León, T., Arribas Llopis, A., Duarte Duran, Y., & Ruiz Álvarez, P. (2018). Violencia intrafamiliar en el adulto mayor. Revista Archivo Médico de Camagüey, 22(2), 204-213.
  12. Amézquita Romero, G. A. (2014). Violencia intrafamiliar: mecanismos e instrumentos internacionales. Novum Jus: Revista Especializada en Sociología  Jurídica y Política; Vol. 8, no. 2 (jul.-dic. 2014); p. 55-77.
  13. Ruiz, F., & Orozco, M. H. (2009). El abandono del adulto mayor como manifiestaciòn de violencia intrafamiliar. Archivos en medicina familiar, 11(4), 147-149.
  14. Silva-Fhon, J. R., Del Río-Suarez, A. D., Motta-Herrera, S. N., Fabrici-Webhe, S. C. C., & Partezani-Rodrigues, R. A. (2015). Violencia intrafamiliar en el adulto mayor que vive en el distrito de Breña, Perú. Revista de la Facultad de Medicina, 63(3), 367-375.
  15. Urdiales Juela, L. E., & Uyaguari Valverde, S. C. (2017). Factores de riesgo que influyen en la violencia intrafamiliar en la parroquia Jadán del cantón Gualaceo. Azuay. 2016.

(Fin del Fragmento)

El artículo completo estará disponible en nuestra revista en línea en los próximos días.

https://revistapublicando.org/revista/index.php/crv/index

Print Friendly, PDF & Email
Con sede inicial en Ecuador, Revista Publicando ha sido un grupo académico lidereado por profesores e investigadores de diferentes sectores, países y antecedentes. Nuestro primer objetivo fue estrechar la distancia entre nuestras ideas y su realización, entre nuestros proyectos y la realidad. El paso inicial se dio en el año 2014 cuando comenzamos esta aventura con el Primer Curso-Taller “Publicación en revistas indexadas” celebrado en Quito, Ecuador y organizado por el Dr. Jorge Alberto G. Alonso

Deja un comentario

© 2020 Revista Publicando